jueves, 1 de agosto de 2013

¿Y los profesores qué?

Desde hace ya tiempo, son constantes las noticias y publicaciones sobre la importancia del español a nivel internacional, el aumento de las cifras de estudiantes en todo el mundo y las maravillas de estudiar nuestra lengua en España.

Todos los veranos me echo a temblar cada vez que leo, veo o escucho alguna noticia sobre el turismo idiomático. Como profesor malagueño que trabaja en Málaga, llevo años asistiendo a un baile de mentiras orquestado por las instituciones y los medios que difunden una imagen distorsionada de lo que significa estudiar español en España.

No voy a discutir la situación privilegiada de Málaga como el segundo destino que más estudiantes recibe, pero sí lo que nadie cuenta, la lamentable y precaria situación laboral de quienes nos dedicamos a esta profesión, aquí y en todas partes. Porque de eso nadie habla y a los profesores nadie nos da voz.

Le dedicamos a nuestro trabajo más horas de las que nos pagan, porque nos gusta. Se podría decir que la labor previa de preparación de las clases es invisible y ese tiempo no se tiene en cuenta a la hora de remunerar nuestro trabajo. Y me consta que no soy el único que compagina el trabajo en diferentes centros con clases particulares e incluso actividades totalmente ajenas a nuestra profesión porque si no, no tendríamos un sueldo digno.

Ese el problema, que parece que los profesores en este país no somos dignos de vivir de nuestro trabajo. No nos engañemos, no tiene nada que ver con la crisis, siempre hemos tenido la misma consideración. Somos el último eslabón de la cadena y ahí tenemos ese convenio tan discutible para recordárnoslo.

Los estudiantes pagan en muchos casos cifras desorbitadas por un curso de inmersión en nuestro país de las que el profesor percibe una ínfima parte que no se corresponde ni con su esfuerzo, ni con su dedicación ni muchísimo menos con su formación

¿Qué sería de esos estudiantes, de los centros, de las instituciones que se llenan la boca con palabras vacías si no estuviéramos nosotros, los profesores? Cada vez que alguien me dice "¿eres profesor de español para extranjeros? Entonces hablarás muy bien inglés" o "¿ah pero te preparas las clases? ¿no te pagan solo por hablar un poco con los guiris y ya está?" o "yo tengo un primo/amigo/conocido que se va al extranjero y está pensando en dar clases de español, ¿podrías ayudarle?" o cualquier otro despropósito por el estilo, me inunda una sensación de rabia y de pena al mismo tiempo, y no porque estos comentarios provengan de gente ajena a nuestro mundo, sino porque a veces tengo la sensación de que quienes controlan nuestro sector pecan de la misma ignorancia que ellos y nosotros se lo estamos permitiendo.


Nuestro trabajo es tan serio y respetable como cualquier otro, aunque a la vista está que no todo el mundo lo ve así. Hace unos meses Javier Villatoro lanzó una petición en change.org proponiendo el 15 de junio como el Día Internacional del Profesorado de Español como Lengua Extranjera, como medio de reivindicar un mayor conocimiento y por tanto reconocimiento profesional, económico y social. Me parece más que evidente que todavía estamos lejos de conseguirlo. Desde EducaSPAIN, red internacional que viene realizando un trabajo fantástico en esta línea, han intentado acercarse a las instituciones, pero les han dado la espalda. Otra prueba de que no les interesamos.


Seguramente esta entrada caerá en saco roto o hará un poquito de ruido que se pasará en unos días, pero es una publicación que creo necesaria. Si todos aunamos esfuerzos, podremos conseguir mejorar nuestra situación. Mientras tanto, seguiré leyendo, viendo y oyendo indignado todo tipo de noticias sobre la estupenda marca España y el turismo idiomático y no dejaré de preguntarme: ¿y los profesores qué?

photo credit 1: piermario via photopin cc
photo credit 2: MomMaven via photopin cc



ENTRADAS RELACIONADAS:

30 comentarios:

  1. ¡Certero a más no poder! Muy bien dicho.

    ResponderEliminar
  2. Partiendo ya de la explotación que el Cervantes hace de sus profesores interinos, ¿qué vamos a esperar? Yo he sufrido muchos años esta explotación en la "academia" que trabajaba, sin día para ir al médico, porque si no no cobraba, sin vacaciones pagadas, sin paga extra y dándome con un canto en los dientes si me daban algún grupo para poder trabajar.
    El profesor/ maestro, trabaje para quien trabaje está mal considerado por la sociedad, el trabajo en casa no se considera. Yo doy cuatro horas diarias de clase y en casa raro es el día que no dedico otras tres mínimo a preparar material, pero eso no se ve.
    Ahora estoy en una situación privilegiada y si alguien propusiera alguna medida para hacer presión y mejorar las condiciones, estaría dispuesta a echar una mano.
    Por eso voy a dejar este comentario con mi perfil de google, por si alguien que quiera llevar a cabo alguna iniciativa se pueda poner en contacto conmigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vane.
      LLevo bastante tiempo pensando lo mismo y hay muchos prof. pensando lo mismo. Algunos de ellos me han comentado que se podría hacer una asociación de prof ELE para defender nuestros derechos como trabajadores.De esta forma podríamos luchar contra el peligro numero uno> EL MIEDO DE LOS PROF. A SER DESPEDIDOS O A QUE NO LES RENUEVEN EL CONTRATO TEMPORAL. Hace poco tuvo un intercambio de ideas con los organizadores de EducaSpain y ellos también están dispuestos a hacer movimientos en este sentido. Contacta conmigo y hablamos.

      Eliminar
    2. Creo que es una excelente iniciativa y que muchos estaríamos dispuestos a apoyar, yo la primera. Todos estamos en la misma situación precaria y vacía de reconocimiento. ¿Qué sería de las academias sin sus profesores? Si todos nos ponemos de acuerdo esto tiene que funcionar.

      Eliminar
    3. Demócrito, recuerdo hace unos año que desde la Asociación de Profesores de Español como Lengua Extranjera (ASELE) se redactó un manifiesto en favor de la "dignidad" de los profesores de ELE: manifiesto de Alicante se le llamó, aquí os dejo el enlace http://www.fundeu.es/noticia/manifiesto-de-alicante-4009/

      De ello hace 6 años... nunca más se supo. Opinad vosotros mismos sobre su contenido y ya me diréis que os parece.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Yo creo q es una situacion similar a la de los traductores. Si hay gente que acepta esas condiciones de trabajo, estas companias q se dedican a explotar siempre tendran a alguien para dar sus clases. Se que tenemos q trabajar para ganarnos el pan, pero si todos aunaramos fuerzas y nadie aceptara ese tipo de situaciones, llegaria un punto en el que las instituciones etc deberian entender y ofrecer condiciones que se merezcan nuestro tiempo y esfuerzo. (Perdon por el teclado guiri)

    ResponderEliminar
  4. Tarde o temprano tendremos que unirnos para defender nuestros derechos laborales...

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Todos estamos de acuerdo en que nuestras condiciones de trabajo son nefastas, pero como dicen Vane y Democrito, hay que ir más allá. La idea de buscar la forma de asociarnos para defender nuestros derechos me parece un paso importante que tenemos que dar. Contad conmigo :)

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo. Resaltaría, como se ha comentado en algún comentario más arriba, que el gran problema de nuestra profesión es la falta de unión entre nosotros en parte debido a que, por las condiciones que tenemos que soportar, es una profesión temporal, un "trabajillo" de verano en la mayoría de los casos, con el agravante de que "si no lo haces tú lo hago yo" ya que hay montones de C.V sobre la mesa para elegir con formación y, en muchos casos, sobreformación para impartir clases de ELE y dispuestos a cobrar 6,90€ la hora lectiva (sin incluir pausas) gracias a nuestro genial convenio que está en la misma franja, me parece recordar, que peluquería canina, y todos sabemos que para ser peluquero canino se necesita una licenciatura, postgrados especializados de 3000€ e idiomas #findelacita

    Un emprendedor de los de Rajoy



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón. Me había olvidado comentar la temporalidad del trabajo y la obligatoriedad de vivir "a la semana": esta semana sabes que trabajas, la que viene ya veremos.
      Y el convenio... bueno, solo lo he mencionado, no he querido profundizar porque eso daría para otra entrada completa. Es una vergüenza.

      Eliminar
  7. Todos los males de esta profesión bien "resumiditos". Llevo dos años en esta profesión y, excepto algún caso aislado, me he sentido como "carne de cañón" para las empresas para las que he trabajado. Siempre he tenido la sensación de que no importa lo que hagas ni como lo hagas en clase, siempre y cuando el estudiante (o "cliente" para tu jefe) salga contento de una clase y permita a la empresa conseguir más clientes y, en consecuencia, más beneficios.

    En estos momentos estoy trabajando en una academia en la que nos toca "entretener" a 18 adolescentes italianos que vienen a Barcelona de vacaciones. Como podrás suponer, el salario que percibo se encuentra por debajo del fijado por convenio y las horas de "preparación" que figuran en el contrato son inexistentes. La jefa nos ha dicho que, debido a que impartir tres horas diarias de clase a adolescentes pueden resultar muy "pesadas" para ellos (joder, que contraten menos horas), podemos sacarles al parque y jugar con ellos a fútbol, lo cual yo no entiendo muy bien qué tiene que ver con aprender español.

    Por lo tanto, añado un nuevo problema en esta profesión: la multidimensionalidad del profesor de ELE. Somos profesores, monitores de colonias, animadores culturales, guías turísticos, traductores, becarios, creadores de material didáctico...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón y eso me ha recordado a esta famosa viñeta que creo que todos conocemos: http://3.bp.blogspot.com/-Hi1qGnProh0/T2CZUkY88gI/AAAAAAAAHus/_um6kJn5360/s1600/1318+-+Profesor+de+espa%C3%B1ol+ELE.jpg

      Eliminar
  8. Creo que lo primero que tenemos que hacer para intentar aportar una solución a estas cuestiones es, en primer lugar, conocer la información que tenemos a nuestra disposición. Por ejemplo, a traves de blog como este, donde informan de los derechos de los prof.
    http://blogdelcastanyer.blogspot.com.es/2012/04/presentacion.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el enlace, me leeré bien todas las entradas.

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por el comentario, Ricardo.
    Totalmente de acuerdo contigo.
    Por desgracia, creo que es un mal endémico de esta profesión del que no son ajenos los propios profesores.
    Desde 2001 he conocido al menos dos movimientos internacionales por la dignificación del profesorado ELE (en el segundo participé como promotor de la organización), y he asistido desde la barrera a varios más: todos todos han fracasado desde dentro. Al final han sido los propios profesores los que han puesto la zancadilla a sus compañeros.
    Hay muchos y muy tristes motivos para esto, en los que no voy a entrar, pero creo que el principal es que se trata de una profesión de temporada. Raramente veremos jubilarse a nadie como profesor de idiomas, y mucho menos en una academia.
    Y creo que esto viene, como bien dices, del desconocimiento y de la falta de reconocimiento social.
    Mi principal deseo al promover el Día ELE (en solitario, ya que ninguna institución propia ni ajena parecía dispuesta a ello) era precisamente el de dar visibilidad al sector.
    Sin embargo, y a pesar de he contado cerca de diez mil visitas al anuncio en diferentes espacios, se ha tardado cerca de un mes en recoger 500 miserables firmas. Creo que es un dato a tener en cuenta.
    Lo dicho, si nosotros mismos no somos lo suficientemente proactivos, no lo será nadie. Espero que todo esto cambiará algún día.
    Al menos, el 15 de junio ya no nos lo quita nadie.
    Un abrazo y de nuevo muchas gracias, compañero.
    Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Javier. Eso que comentas por desgracia ocurre en todas las profesiones y no solo. Recuerdo varios movimientos estudiantiles en mi instituto y después en la universidad, donde a la hora de la verdad la inmensa mayoría se rajaba por miedo a reprimendas, suspensos... y en los trabajos ocurre lo mismo, la gente siempre tiene miedo a luchar por lo que le corresponde y merece. Así va este país.

      Precisamente por eso al final de la entrada digo que posiblemente lo que he escrito hará un poco de ruido y ahí se quedará, porque sabía que esto iba a remover conciencias, pero desgraciadamente no espero que vaya más allá de eso. Pero quién sabe, quizá algún día los españoles despierten...

      Eliminar
  11. Pues acababa de leer este artículo del ABC http://www.abc.es/sociedad/20130804/abci-espanol-fuente-riqueza-para-201308031834.html
    antes de caer aquí y he pensado lo mismito: ¿Y los profesores qué?. Según el artículo, "el problema principal para la expansión de nuestra lengua tanto en la Unión Europea como en la zona de Asia-Pacífico es «la falta de profesorado competente»", ni una palabra sobre nuestra situación laboral. En la escuela donde trabajé en España, todos los profes teníamos una formación más que competente, pero las condiciones eran las que todos conocéis. Dudo que el grupo Popular (que es el que ha propuesto al iniciativa) haya siquiera considerado esta cuestión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por tu comentario. Efectivamente, dicen que no hay profesores competentes y yo diría que en realidad estamos formados por encima de lo que necesitamos para los puestos que desempeñamos. Pero qué van a decir...

      Efectivamente nuestra situación de precariedad les da exactamente igual, la nuestra y la de todas las profesiones, prueba de ello es que siguen bajando los salarios y terminaremos por trabajar todos gratis, que parece que es lo que quieren.

      Eliminar
  12. Guau, Ricardo!
    Ya ves que has puesto el dedo en la llaga. En solo un fin de semana esta entrada ha conseguido varios comentarios; sin contar, por supuesto, a quienes visitan pero no quieren comentar.
    Definitivamente, algo tendremos que hacer tod@s l@s profes/as, por nuestro propio bien.
    Por favor, te agradecería nos mantengas informados; tú ya tienes mis datos personales de contacto, para lo que pudiera hacer falta.
    Saludos a tod@s l@s colegas de profesión,
    M.A. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se empieza por poner el dedo en la llaga Miguel Ángel. Parece que entre esta entrada y la publicación de esa desafortunada y oportunista oferta de empleo en Oviedo, nos estamos empezando a revelar.
      Sigue atento ;)

      Eliminar
  13. Todos estos problemas me parecen insolubles, porque hay una contradicción estructural dentro mismo del mercado de enseñanza de lenguas (hablo en general, porque en el de enseñanza del inglés pasa lo mismo).
    Primero, superficialmente es una carrera de tipo docente, por lo que hay una notable "titulitis"; parece que nunca se tengan suficientes diplomas.
    Segundo, existe la impresión general que las lenguas son propiedad de sus hablantes nativos; en teoría eso privilegia a los docentes que enseñen su propia lengua sobre los demás, que sólo pueden contraatacar con títulos.
    Tercero, pero más importante, también existe la impresión de que las lenguas son una especie de sarna o enfermedad que se contagia por contacto, porque ya se sabe, lo mejor es aprender idiomas como los niños, sin estudiar, a la manera "natural".
    ¿Resultado? Cualquier hablante nativo puede enseñar su idioma y su ventaja estratégica frente a los no nativos queda cancelada, precisamente por la inmensa abundancia de mano de obra. Cuantos más hablantes tiene un idioma, más valor de mercado tiene éste pero paradójicamente peor son las condiciones de trabajo de sus enseñantes.
    En resumen, tomad conciencia de vuestra situación de clase, pese a vuestra educación sois parte del PROLETARIADO.
    Esto se aplica a todas las lenguas, pero el caso del español lo complican otros factores: Sus hablantes tienen un estatus económico relativamente bajo en el mercado mundial, por lo que no es tanto una lengua de negocios, para ganar dinero, como una lengua para gastarlo; por eso está tan asociado al turismo, con todos los efectos ya señalados aquí: estacionalidad, etc.
    Finalmente, el nacionalismo español puede congratularse de la difusión de la lengua y de la "marca España", pero se la sudan las condiciones laborales de sus enseñantes. Esto es una guerra nacionalista contra otras lenguas y culturas, en la que los profesores son sólo soldados rasos, precisamente por su abundancia (cualquier hablante nativo, en potencia). Y ya se sabe, en una guerra las vidas de los soldados son sacrificables. De hecho, para el nacionalismo el individuo no cuenta.

    En definitiva, a partir de ahora la única lengua que enseñaré será el Esperanto. Así me valorarán como profesor, y no como hablante nativo.

    Rubén Fernández

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Rubén. Concuerdo totalmente con tus planteamientos. Ya conocemos los problemas de bases, la cuestión es si realmente son insolubles, como dices, o si por el contrario, como apuntan otros compañeros, podemos cambiar algo. Yo siempre he sido de la opinión de que quien no llora no mama...

      Eliminar
  14. Hola Ruben:
    Leyendo tu comentario me ha venido a la cabeza esta cancion de Mecano:
    http://www.youtube.com/watch?v=UKcYQJ-Sq6Y
    La cosa está mal, apuntando a desastrosa, pero la solución me parece clara, y de hecho ya la estamos poniendo en marcha,tenemos que hacernos oír, solo eso, dar a conocer nuestros problemas, que los otros prof. sepan que no están solos, que somos muchos los peones y que no nos gusta como estamos, y más sabiendo que el incremento de estudiantes ELE es exponencial.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Quiero agradeceros a todos, de nuevo, vuestros comentarios. Estáis enriqueciendo muchísimo la reflexión que presento en esta entrada, que ya se ha quedado en unas simples pinceladas en comparación con todo lo que estáis aportando.

    Voy a recoger todas las ideas y apreciaciones que estáis compartiendo a través de los comentarios para una nueva entrada donde quede reflejada la voz de todos los que nos preocupamos por ver en nuestro trabajo su merecido reconocimiento.

    ResponderEliminar
  16. http://www.eldiario.es/economia/CEOE-convertir-contratos-completo-complementarias_0_162383943.html

    ResponderEliminar
  17. Es excelente tu posteo. Hay que unirse y mejorar la situación del sector, en Argentina estamos en las mismas.

    Lo voy a compartir en mi página https://www.facebook.com/EspalinguaSolucionesLinguisticas (Somos profesores de ELE agrupados para dar clases de forma independiente).
    Un saludo,

    Estefanía

    ResponderEliminar
  18. Yo también estoy de acuerdo en todo. De hecho pienso así. La cuestión es: ¿cómo podemos cambiarlo?Tengamos en cuenta que toda persona viva ha sido enseñada por alguien, incluso la menos ilustrada. Yo creo que la docencia es la mejor profesión (forma a las personas, ahí es nada, sin ella a ojos de la sociedad o el mundo laboral no serían nada), ni más ni menos, y también la que debería estar mejor pagada. ¿Por qué? Porque aprender no tiene precio.

    ResponderEliminar