domingo, 22 de abril de 2012

Crónica del II Encuentro ProfELE Milán 2012 (#IIEPPELEMI12)


El sábado 21 de abril asistí al II Encuentro ProfELE, organizado por las editoriales Edinumen y Sansoni Per La Scuola en la sede del Instituto Cervantes de Milán con la colaboración de la Universidad de La Rioja y la Consejería de Educación española en Italia.

Los encuentros y congresos son una oportunidad excelente para conocer compañeros de profesión, hacer contactos, aprender cosas nuevas y reflexionar sobre nuestro trabajo. Y este ha sido un buen ejemplo de todo ello.

Comenzamos la intensa jornada con la intervención de Gonzalo Hernández Baptista, profesor de español en Turín, que demostró que los tópicos sobre los alumnos adolescentes de institutos no sirven para generalizar. Haciendo gala de una creatividad desbordante, Gonzalo nos presentó una selección de actividades que ha realizado en los últimos años con sus alumnos fuera del horario de clase y que no tienen desperdicio: un blog de fotografía, concursos de arte, el concurso de relatos cortos “Ángel Crespo” con más de 300 participantes provenientes de 20 países, o la “Semana del español” con todo tipo de actividades (cocina, teatro…) y que en 2010 fue galardonada con el premio “Label delle lingue” por la excelencia en la enseñanza. Es cierto que él trabaja en un entorno ideal, en un centro donde los alumnos disponen de 7 horas lectivas de español semanales, algo que está muy lejos de lo que ocurre en la mayoría de centros italianos, que apenas tienen 3 horas semanales. Pero aún así, cabe destacar que todas estas actividades se han realizado fuera del horario lectivo, lo que confirma que quien quiere puede.

La mañana continuó con Diana Genzano y su ponencia sobre la dislexia y la enseñanza de ELE. A priori el tema me parecía interesante, pero acabó siendo bastante complicado de digerir. Mucha teoría sobre la dislexia como síndrome y demasiado científico, al fin y al cabo la ponente está especializada en Farmacia y Bioquímica y para mi gusto tiró demasiado por ese camino, dando pocos recursos y estrategias para trabajar en el aula con alumnos disléxicos. Creo que una intervención casi totalmente práctica habría sido más interesante. No olvidemos que una de las mayores riquezas que ofrecen estos encuentros es precisamente el poder empaparte de recursos que desconoces hasta ahora para su inmediata aplicación en las clases, o al menos es lo que yo espero cuando acudo a estos eventos.

Tras una breve pausa, Liliana Pereira, de InternationalHouse Madrid, nos habló de la enseñanza de ELE para adolescentes en la enseñanza reglada y la dificultad de aplicación del enfoque comunicativo en los institutos, donde hay tantísimos alumnos por clase y los problemas de disciplina pueden complicar mucho la tarea al profesor. Un breve repaso a las competencias comunicativas que el alumno debe desarrollar dio paso a una serie de sabios consejos para motivar a los estudiantes adolescentes. Realmente no contó nada que no supiese ya (parece ser que de algo sí que me sirvió el Máster de Secundaria), pero es un tema que siempre me hace reflexionar y mi reflexión no parte de la base de que los alumnos son unos pasotas y motivarlos es una misión imposible, idea desgraciadamente bastante extendida. Viendo las cosas que he visto en mis escasos años de experiencia docente, de la cual un año fue en un instituto italiano, y habiendo escuchado las cosas que dicen algunos compañeros y la actitud que tienen, sólo puedo decir una cosa: compañeros, reflexionad sobre lo que hacéis; si vuestros alumnos no están motivados puede que no sea porque no les interese vuestra materia o sean unos rebeldes o cualquiera de esos tópicos sobre adolescentes, lo más seguro es que sea porque no sabéis motivarlos. Y valga como ejemplo el profesor de la primera ponencia.

Después de la comida fue el turno de Pilar Pastor, profesora de la Università degli Studi di Trento que nos habló sobre nuevas respuestas a problemas de siempre en la clase de ELE, centrándose especialmente en los usos de los demostrativos en español en contraste con el italiano. Y ojo porque ella habla de respuestas, que no son lo mismo que soluciones. A pesar de que el tema puede parecer algo áspero, el enfoque de la presentación y las dotes comunicativas de Pilar lo han convertido en una de las mejores intervenciones del encuentro. Pilar nos ha hecho reflexionar, y mucho, sobre cómo enseñamos los demostrativos, cómo se presentan en los manuales y la efectividad de esa enseñanza que suele ser breve, muy rápida, en los niveles bajos y dando por hecho que es un tema simple que no necesita más profundización. Pero hemos descubierto que no es así y que su uso depende y varía en función de diferentes factores que influyen en un uso incorrecto por parte de los alumnos.

Cerrando el panel de ponentes tuvimos a Ana Dosal, de Edinumen, que nos habló de la dimensión afectiva en el aprendizaje, de la empatía de profesor, que siempre debe adaptarse a las necesidades e intereses del estudiante. La ponencia más práctica de todas y con una cantidad de recursos espectacular. Solo a través del uso de imágenes que podemos encontrar fácilmente en la red, Ana nos ha presentado todo tipo de actividades para trabajar la dimensión afectiva. No os imagináis el juego que puede dar una simple imagen, un dibujo, una fotografía. Y es que tenemos una gran cantidad de recursos a nuestra disposición pero si no sabemos cómo usarlos, no sirven para nada.

Para terminar el Encuentro, se celebraron tres talleres de forma simultánea, por lo que solo podíamos acudir a uno de ellos. En mi caso me decanté por el taller sobre multilingüismo de Roberta Spelorzi, especialmente interesante para los que trabajamos con alumnos de diferentes nacionalidades juntos en el mismo aula y donde Roberta puso de manifiesto que la L1 del estudiante no debe ser considerada un obstáculo para el profesor que enseña una L2, sino que puede sernos de gran ayuda para facilitar el aprendizaje de nuestros alumnos. Evidentemente no podemos conocer todas las lenguas de nuestros alumnos, pero conocer algunos rasgos característicos de esas lenguas y sus culturas nos será de gran utilidad.
Los otros dos talleres fueron “Los entornos virtuales en la enseñanza/aprendizaje del español” de Giuliana Macedo y “El error en el proceso de enseñanza/aprendizaje, prevención y corrección” de Carmen García-Beamud Lora.

Para finalizar este análisis sobre el Encuentro, me gustaría comentar algunas sugerencias de mejora para futuras ediciones. Sé que esto es algo muy novedoso y que hasta hace poco no era habitual, pero cuando llegué me sorprendió que el Encuentro comenzase sin que nadie mencionase un hashtag para seguirlo en twitter. Otra de las asistentes lo creó personalmente (#IIEPPELEMI12) y hasta la hora de la comida no me enteré y porque tuve la suerte de conocerla. Vale, no es algo imprescindible, pero un evento de estas características, donde además muchas intervenciones abogan por el uso de las nuevas tecnologías, ¿no debería disponer de un hashtag oficial desde el mismo momento en que se abre la inscripción? Y si encima se hace una twitcam para que quienes no hayan podido asistir lo sigan en vídeo entonces ya rizamos el rizo. Esto aumenta la presencia en la red y la difusión del Encuentro y su utilidad es indiscutible. Lástima que sólo tres personas lo hayamos seguido.

Otro aspecto a mejorar es la distribución de los materiales de las editoriales. Hubo gente que arrasó (literalmente) con todo lo que pudo y no dejó casi nada para los demás. A todos nos encanta que nos regalen libros, pero hay que ser un poquito comedidos. Quizás habría sido mejor que los representantes de las editoriales hubiesen repartido personalmente los libros a quienes se fueran acercando y controlando que cada uno cogiese no más de un determinado número. Aquello parecía el Corte Inglés el primer día de rebajas.

Al margen de estas dos cuestiones y algunos problemillas técnicos que son de lo más normal, el II Encuentro ProfELE ha sido un gran éxito, la calidad de las ponencias y los ponentes han estado a la altura de lo que se espera de un evento de estas características y me quedo con la satisfacción de haber cumplido mis expectativas y de haber pasado una jornada muy productiva en compañía de colegas de todo el norte de Italia.


ENTRADAS RELACIONADAS:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada